consumo desmedido

¿Conoces la realidad detrás del consumo desmedido? Si eres un amante de las compras, de aquello que no es necesario comprar, pero que lo adquirimos solo porque nos gusta, aunque no tenga ningún uso, entonces es momento de que conozcas la verdad. 

Por desgracia vivimos en una época en donde el consumo desmedido está normalizado, vemos nuestras compras como algo necesario (cuando en ocasiones, no es así) 

En ocasiones podemos recurrir a páginas extranjeras, como Shein para hacer nuestras compras y vestir a la moda de forma “barata”. 

Pero tarde o temprano, lo barato sale caro y es algo que conocemos bien. Empresas como Shein basan su fortuna en lo que se conoce como fast fashion, ropa de mala calidad a precios bajos y con sobreexplotación de por medio. 

El consumo desmedido representa consecuencias negativas para nuestro planeta. 

Tan solo en México la huella ecológica creció de 1.86 hectáreas por persona a 2.55.  

Te cuento todos los detalles en PLAND

La realidad detrás del consumo desmedido 

No está mal que compres lo que te gusta, pero ¿sabes que hay detrás de todos esos descuentos, ventas nocturnas, Black Friday o Buen Fin? 

El resultado es un sinfín de afecciones al medio ambiente, inclusive amenazando nuestra calidad de vida. 

Ya no es ningún secreto que los plásticos de un solo uso están acabando con los océanos y las especies marinas. México es uno de los países que más produce y desecha plástico a los océanos, casi un millón de toneladas al año.  

¿Cómo nos libramos del plástico? 

Es momento de pensar en un consumo responsable y de exigir a los que pueden hacer un verdadero cambio, las grandes empresas. 

Una innovación surge a través de lo que el mercado les exige. 

Bueno, pero ¿si hago mis compras con la ayuda del comercio electrónico, estoy afectando al planeta? 

La tentación de las compras ahora vive más cerca de nosotros, podemos buscar algo en el teléfono y nos seguirá hasta que lo compremos. La publicidad hace su trabajo y nos convence de que necesitamos eso, aunque no sea así. 

Por desgracia el comercio electrónico no está exento de afectarnos, al contrario, es un factor protagonista en las emisiones de CO2. 

Esto proviene del proceso de envío, en especial cuando solicitamos una entrega de forma inmediata, esto requiere tres veces más energía que la de una entrega tradicional. 

Al tener más vehículos, hay más tráfico en la ciudad y el resultado es una alta cantidad de emisiones. 

Es momento de detectar y ejercer nuestro poder como consumidores y optar por el cambio en nuestros hábitos sobre el consumo desmedido. 

Es momento de tener un consumo sustentable, consciente, responsable y justo.  

Avanza el proyecto de la Universidad de Lenguas Indígenas

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.