Pixza

Pixza, el restaurante que por las tardes es una pizzería, pero que también lleva una doble vida, pues es todo un emprendimiento social, como bien puedes deducirlo, esta no es una pizzería común.

Pero antes de hablar del emprendimiento de Pixza, quiero contarte sobre las protagonistas, que son las causantes de la ayuda, sus pizzas.

Pixza tiene como protagonista uno de los ingredientes más populares del territorio mexicano, el maíz azul, así como lo lees, las pizzas no están hechas con la masa tradicional a la que estamos acostumbrados, sino el maíz azul.

Y cada una de sus pizzas lleva a México plasmado en sus ingredientes.

«Las pizzas están hechas con maíz azul y contienen toppings tradicionales», explica Alejandro Souza, fundador de Pixza.

Pero, ¿Dónde queda su emprendimiento social? Te lo cuento en PlanD.

Pixza, pizzería y emprendimiento social

El enfoque principal de Pixza es brindar un propósito de vida a personas en situación de calle, aquellos que son los olvidados por la población, una triste realidad que pocos quieren ver.

¿Cómo funciona la misión de Pixza?

Por cada cinco rebanadas vendidas, una sexta es destinada a personas en situación de calle. En medio del local, tienen un contador digital que es el encargado de llevar el registro de las rebanadas que están por entregarse y de las que ya fueron entregadas.

Si fuiste uno de los afortunados es comprar la quinta rebanada de pizza puedes escribir un mensaje para la persona que lo vaya a recibir.

“Cuando entregamos las pizzas y los mensajes subimos fotos a nuestras redes sociales. Esta es nuestra forma de conectar ambos mundos”, explica Alejandro.

En entregar el alimento es solo el principio de la misión, la persona recibe una pulsera en donde se llevará el registro de “La ruta del cambio” en donde se esconde un programa completo de reinserción social y económicamente productiva.

 “Todo empieza con una rebanada gratuita y termina con una oferta formal de empleo”

El primer paso de la reinserción social es ofrecer un servicio a la comunidad. Este voluntariado tiene como objetivo que los jóvenes se relacionen nuevamente con sus comunidades.

En nuestro segundo paso se encuentra el proceso de rehumanización: en este los jóvenes reciben un baño, un corte de cabello y ropa; además se les brinda un diagnóstico médico y cursos de habilidades de vida.

Concluido el voluntariado, los jóvenes reciben una oferta formal de empleo en Pixza.

Es entonces cuando inicia oficialmente el programa con la meta de empoderar y retornar dignidad a un sector de la población que no ha tenido la oportunidad de incluirse en entornos sociales, laborales y económicos.

Si quieres aportar tu granito de arena, Pixza se encuentra en la Ciudad de México en Calle Liverpool #162, Juárez, Cuauhtémoc.

¿Ya sabías de la labor de Pixza? ¿Qué otros emprendimientos sociales conoces? Dímelo en los comentarios.

Kukulmat, el juego maya para aprender matemáticas

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *