hábitos de estudio

Está demostrado que contar con buenos hábitos de estudio es la garantía que necesitas para convertirte en un buen estudiante. Cuando existe una falta de hábitos de estudio tenemos malos resultados y es lo que queremos evitar.

No importa en qué nivel de estudios te encuentres, desde secundaria hasta universidad. Incorporar hábitos de estudio adecuados pueden acercarnos a nuestro objetivo.

Planificar y organizar tu estudio, descansar cada cierto tiempo, evitar distracciones o mantener la motivación son algunos de los aspectos que debes tener en cuenta a la hora de estudiar.

Toma en cuenta estos hábitos de estudio y cumple tus objetivos en este nuevo ciclo escolar. Aprende en PlanD.

10 hábitos de estudio para asegurar tu éxito

Establece un objetivo

¿Qué es lo que quieres lograr? Ten en claro tus objetivos y tus motivaciones para emprender el camino hacia unos buenos hábitos de estudio. Esto serpa la clave para conseguir tus objetivos y evitar la muy conocida procrastinación.

Una buena planificación

Ya conocemos nuestro objetivo, es momento de hacer la planificación perfecta para poder lograrlo. Tu hoja de ruta va a determinar el camino que debes de seguir sin apartarte del rumbo.

Planifica tu estudio, crea un calendario y organiza tus horarios para saber cuanto le vas a dedicar a esta actividad.

Estudia todos los días a la misma hora

Una de las claves para mejorar tus hábitos de estudio es que lo hagas todos los días en los mismos periodos de tiempo, de esta forma tu cerebro va a asimilar como tiempo de estudio esos momentos y se encontrara más predispuesto a comprender la información.

Evita el atracón

Es algo por lo que todos hemos pasado, seguro te has dado cuenta de que no has estudiado por un buen tiempo y mañana será el gran día del examen final ¿qué hacemos? Estudiar por largas horas una noche antes, la triste realidad es que eso no siempre ayuda.

Estudiar largas horas sin descanso es contraproducente para tu aprendizaje, la mejor forma siempre será ir poco a poco, con pequeñas sesiones de tiempo que puedas aprovechar al máximo.

Con los periodos cortos el cerebro asimila mejor la información que le expones.

Descansa

No importa lo que pase, el descanso es algo esencial, dormir entre 7 y 8 horas. Tu cuerpo y tu mente necesitan descansar y cuando los privas del descanso tu rendimiento ira en picada.

Si quieres mantener un buen rendimiento al momento de estudiar, duerme lo suficiente para que tengas la energía necesaria para empezar al día siguiente.

Además, ¿sabías qué? Mientras duermes tu cerebro sigue trabajando y asimilando la información. Seguro te ha pasado que no puedes contra un problema, pero una vez que descansas a la mañana siguiente encuentras la respuesta que tanto querías.

Estudia en el mismo lugar

No importa en que lugar lo hagas, lo importante es que estudies siempre en el mismo lugar. Esto te hará evitar las distracciones innecesarias.

Cuando estás habituado a un sitio los estímulos propios del lugar forman parte de la rutina, por lo que no oyes los ruidos, ni te distrae el entorno. El tener un lugar adecuado para estudiar a diario mejorará tu concentración y, por ende, tu rendimiento.

Metas diarias

Todos los días marca un pequeño objetivo, esto logrará que te encuentres más predispuesto a los momentos de estudio. Si hoy tienes la meta de aprender la tabla periódica no te levantes hasta conseguirlo.

El marcarte pequeños objetivos te ayudará a mantenerte motivado, aumentará tu concentración y evitará que te distraigas.

Aprender a enseñar

Uno de los mejores hábitos de estudio que puedes adquirir para mejorar como estudiante es el aprender a enseñar. Esto significa que debes introducir en tu rutina una exposición oral de aquello que estés estudiando. Debes plantearlo como si estuvieses explicándoselo a otra persona para que sea más efectivo. Incorpóralo a tu rutina.

Adiós celular

Nada de celulares durante el estudio. Sí, lo que lees. Nada. Aunque no quieras reconocerlo los dispositivos móviles son una fuente constante de distracciones.

Premia tu esfuerzo

Al igual que te has puesto pequeñas metas diarias que debes cumplir, es necesario que te premies con algo tras conseguir tu objetivo diario. No es necesario un premio extravagante: bastará con un café, un par de páginas de ese libro que te gusta o un paseo con tu perro.

El hacer algo que te guste cada día tras conseguir tu objetivo marcado te ayudará a mantener la motivación y a conseguir crear un buen hábito de estudio.

Ahora que ya conoces que hábitos de estudio que debes de seguir, ponlos en práctica y brilla en un nuevo ciclo escolar.

Estudiantes UDLAP obtienen beca Federico Gómez

 

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *