mejorar después del COVID

Es momento de saber cómo podemos mejorar después del COVID-19. La pandemia de covid por la que estamos atravesando nos ha dejado grandes lecciones y nos ha enseñado un México dificil de ver. Pero eso solo significa que podemos aprender de esta experiencia para mejorar.

Es claro el problema que existe sobre la desigualdad en el ámbito de la salud y el bienestar en diferentes naciones entre los diferentes países. La situación nos afecta a todos, especialmente a aquellos grupos que deben lidiar con la discriminación, la exclusión social, la pobreza y diferentes cosas adversas tanto en la vida como en el ámbito laboral.

¿Cómo mejorar después del COVID-19?

México es un país capaz de mejorar ¿cómo? Bueno en PLAN D te presentamos en que debemos poner manos a la obra.

1. Acceso equitativo a la tecnología relacionada con COVID-19

La tecnología avanza con rapidez, un claro ejemplo fueron las vacunas, un desafío grande pero que pudo superarse ¿todo acaba ahí? ¡No! Aun hay retos que enfrentar como lo es el garantizar el acceso a todas las personas.

Para esto la ONU destaco una iniciativa conocido como COVAX, esta se pretende que se trabaje de la mano con los gobiernos y las empresas farmacéuticas para poder garantizar que las vacunas estén disponibles en todo el mundo, sin importar su nivel de economía.

2. Mayor inversión en atención primaria

La mitad de la población en todo el mundo aun no tiene acceso a los servicios sanitarios: y al menos el 80% gastan sus ingresos en la atención sanitaria, lo que conduce a una pobreza segura.

Los Gobiernos al cumplir con la iniciativa de la ONU se espera producir sistemáticamente mejores resultados sanitarios, una mayor equidad y sobre todo mayor eficiencia en los procesos.

Al ampliarse estas intervenciones se podría salvar 60 millones de vidas y de este modo aumentar la esperanza de vida media para el 2030.

3. Priorizar la salud y la protección social

Algunos países ya se han puesto la camiseta para poner en marcha diferentes planes de protección social para mitigar todos los problemas que se han desencadenado por la pandemia.

Es de vital importancia que para poder priorizar la salud y la protección social exista la garantía de las inversiones con un mayor impacto para los más necesitados, y que las comunidades desfavorecidas puedan participar en los programas.

4. Construir comunidades seguras, sanas e inclusivas

Actualmente tenemos una estadística clara, 8 de cada 10 personas carecen de servicios básicos como agua potable. Mientras que 7 de cada 10 personas carecen de saneamiento.

Es por eso que se deben intensificar esfuerzos en las comunidades rurales, para que puedan disponer de estos servicios, desde los básicos de salud, educación y espacios de esparcimiento. Junto con una mayor inversión económica para una vida sostenible y acceso a la tecnología de forma digital.

5. Potenciar los sistemas de datos y la información sanitaria

Es el momento perfecto para que se invierta en salud, como un motor indispensable para el desarrollo, sin tener que elegir entre salud o una economía prospera, todos los objetivos deben ir de la mano.

En una reciente evaluación por parte de la OMS se demuestra que solo el 51% de países han incluido un desglose en sus datos para informar sobre las estadísticas sanitarias.

Estás son las recomendaciones de PLAN D para poder mejorar después del COVID-19 ¿Cuáles son las tuyas? Dinos por nuestras redes sociales.

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *